¿Cómo cambiará la Seguridad en el Trabajo cuando esto termine?

El mundo está en constante cambio, en evolución permanente. Sin embargo, pocas veces tenemos la oportunidad de vivir un fenómeno que de una forma tan súbita tenga la capacidad de cambiar el mundo tal y como lo conocemos hoy. Todos hemos sido testigos de momentos históricos, grandes logros de la humanidad, catástrofes naturales o graves atentados, pero ninguno tan profundo ni tan global.

Admitámoslo, el mundo que nos encontraremos cuando todo esto acabe será distinto.

Es indudable que estar en un mundo distinto, provocará cambios en casi todos los aspectos de la vida y es bueno reflexionar sobre estos cambios para estar preparados y afrontarlos con éxito.

A mí me gustaría reflexionar sobre cómo afectará este cambio a la Seguridad y Salud en el trabajo. Para ello, he decidido analizarlo desde tres aspectos en particular: el uso de los equipos de protección individual, la importancia de la seguridad en el teletrabajo y las conductas seguras.

Los profesionales de la SST llevamos toda la vida luchando para convencer a trabajadores, mandos e incluso directivos de la importancia de utilizar los equipos de protección individual cuando sea necesario. Es una lucha en la que, con mucho esfuerzo en formación, sensibilización y, por otra parte, mejora de los mismos EPI, hemos avanzado mucho en los últimos años. Y ahora, hemos asistido boquiabiertos a cómo la mayor parte de la población ha utilizado de forma masiva, hasta llegar al límite de la capacidad de producción mundial, EPIs frente a una amenaza. Es un cambio de conducta fascinante, del que no debemos dejar pasar la oportunidad de aprender, desde luego. Pero ¿qué pasará cuando esto termine? ¿Cambiará esto el concepto que los trabajadores tienen de los Equipos de Protección Individual? ¿Se producirán menos incumplimientos de uso de EPIs en los puestos de trabajo? Me gusta pensar que sí, aunque tengo la sensación de que este cambio tiene que ser ayudado por todos para que sea duradero. Debemos ser capaces de aprovechar esta sensibilización masiva que se ha provocado para explicar cómo cualquier EPI puede salvar una vida, y vamos a encontrar a un público más inclinado a escucharnos hablar sobre ello y a convencerse de que es cierto. Tenemos una gran oportunidad en este punto, en nuestras manos está aprovecharla.

Otro aspecto que ha caracterizado nuestra vida estas últimas semanas ha sido el teletrabajo. Durante años hemos hablado de él, lo hemos evaluado como una medida de conciliación, y algunas empresas valientes incluso se lanzaron a utilizarlo, con poca guía por parte de las autoridades, generalmente. Ahora lo hemos aprendido de golpe, y hemos constatado que es una herramienta potente y utilizable, que nos solucionará muchas situaciones futuras. Lo que ha pasado hoy puede volver a pasar, puede que incluso pronto, y el teletrabajo podría ser un recurso de uso frecuente para las empresas. Pero quiero que pensemos en la Seguridad durante el teletrabajo. ¿Cómo podemos garantizar la seguridad de un trabajador que está en casa? ¿Quién es el responsable de las condiciones de trabajo de un teletrabajador? ¿Qué pasa si un trabajador se accidenta en casa? La respuesta a la mayor parte de estas preguntas pasa por una palabra mágica: sensibilización. Estoy convencido de que el camino para mejorar en seguridad es que todos nos creamos que la seguridad es nuestro camino, y de que un trabajo no está bien hecho a menos que se haga con seguridad, con calidad, en tiempo y en forma. Será interesante ver cómo evoluciona la seguridad en el teletrabajo.

Por último, hablemos del átomo de la seguridad, la unidad constituyente más pequeña de esta materia: los comportamientos seguros (o inseguros). ¿Cómo nos comportaremos en el trabajo cuando esto termine? ¿Seremos más seguros? O, por el contrario, ¿estaremos tan concentrados en adoptar comportamientos seguros para no contagiarnos de una enfermedad que no seremos capaces de recordar otras buenas prácticas que ya teníamos aprendidas? Sinceramente, no creo que el cambio en la conducta general vaya a producirse de una forma tan mágica, permitidme algo de pesimismo en este punto. Por otra parte, pienso que disponemos de un caldo de cultivo ideal para convencer, para sembrar acuerdos que redunden en crecimiento exponencial de comportamientos seguros. Nos toca a nosotros decidir si queremos aprovecharlo.

¿Cómo cambiará la Seguridad en el Trabajo cuando esto termine?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to top